La Soga

image

Tengo siempre los dos cabos de la soga en las manos. Problemas de control. Cuando avanzo, si es que avanzo, tampoco los dejo ir.

Los llevo, los giro, salto.

Busco aflojar los puños, como los demás, pero no me sale. Me ampollo las manos. El cuerpo me odia. Sigo en el centro.

La contradicción.